dijous, 1 de desembre de 2011

Poesía

    Casi nunca he leído poesía, seguramente porque en el instituto nadie se preocupó por ello, sólo Gustavo Adolfo Bécquer era lectura obligada, y como tantas lecturas obligadas existe la posibilidad de que aquello que en la adolescencia nos pareció un tostón, cuando llegas a la madurez entiendes, aprecias y agradeces que por lo menos tuvimos que comprarlo y quedó en nuestras estanterías para en el futuro apreciarlo como se merece.


   Como consecuencia, no entiendo la poesía ni la leo, pero a veces hay artistas que, muy acertadamente, nos hacen llegar bocaditos de los versos de algún poeta genial, como por ejemplo hizo Serrat en su momento con Antonio Machado:  caminante no hay camino, se hace camino al andar....  Sólo esa canción hizo que, en 2007, cuando disfrutaba de mis vacaciones por el sur de Francia, visitando Colliure insistí en visitar la tumba del poeta, y de esa visita dejo estas dos fotos, con unos sencillos versos que en pocas palabras dicen tanto.



    Me sorprendió encontrar tantas cartas, fotos y recuerdos de todos aquellos que habían pasado por allí en los últimos meses, después de  tantos años de su muerte. Otros ídolos modernos no tendrán ese público que los admire durante tanto tiempo después.
    

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada